Los frescos pompeyanos y los higos con queso (ESP)

Los frescos pompeyanos y los higos con queso (ESP)

Los higos han sido a lo largo de toda la historia un alimento muy preciado, pero cabe destacar su consumo en la antigua Roma, donde las higueras eran consideradas un árbol sagrado. 

Eso es debido a que la leyenda de Rómulo y Remo explica que la loba que los salvó los encontró debajo de una higuera. Esta leyenda seguramente está ligada al liquido lechoso que tienen los higos, relacionándolo con la lactancia de la loba.

Al ser un árbol propio de la cuenca mediterránea, los higos formaban parte esencial de la dieta romana, y de hecho podemos encontrar distintas representaciones en los frescos de la ciudad romana de Pompeya. 

Las pinturas al fresco que se han conservado en Pompeya nos dan mucha información de la vida cotidiana de los romanos, de sus costumbres y, por ejemplo, de su alimentación, convirtiéndose en una fuente indispensable para los historiadores.

Inspirándome en la dieta de los romanos, hoy os presento un entrante muy sencillo de preparar a la vez que delicioso, con ingredientes propios de la cocina romana. Porque además de los higos, otro ingrediente indispensable era el trigo, con el que hacían pan, y los que se lo podían permitir consumían leche de cabra. Por otro lado, la miel era el endulzante de la época. 

Así pues, os dejo la receta de unas tostadas con queso de cabra, higos y miel.

Tostada con queso de cabra e higos

Eating Arts
Una tostada con queso de cabra cremoso, higos y miel.
Tiempo de preparación 10 min
Plato Appetizer
Cocina Mediterranean
Raciones 3

Ingredientes
  

  • 3 Higos
  • Queso de cabra cremoso
  • 3 rebanadas de pan
  • Miel de flores
  • Hojas verdes (yo elegí canónigos, pero también se podría usar rúcula)

Elaboración paso a paso
 

  • Tostamos el pan y cortamos los higos.
  • Untamos el queso de cabra cremosos sobre las tostadas y añadimos las hojas verdes y los higos encima.
  • Para terminar añadimos un poco de miel, que complementa genial el queso de cabra. La miel que yo he elegido es 100%, y por eso es muy espesa. Por eso la calenté unos segundos al microondas para hacerla más liquida. Y voilà, un plato súper sencillo.
  • (Otra opción es gratinarlo al horno unos minutos, cosa que yo no hice pero también funciona genial)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating