Botticelli, la adoración y el roscón de reyes II (ESP)

Botticelli, la adoración y el roscón de reyes II (ESP)

La semana pasada ya os conté un poco quien fue Sandro Botticelli (1445-1510) en este post: Empezó a aprender el oficio de orfebre, aunque poco después pasó a ser aprendiz de Filippo Lippi, del 1564 al 67 y, en 1470 abrió su propio taller. No fue hasta el 73 cuando Botticelli pasó a ser pintor de los Medici, rodeándose así de la corte y de los humanistas florentinos. 

Una de las obras más reconocidas de esta primera época de Botticelli es la Adoración de los Reyes Magos, de 1474, un encargo del banquero florentino Guasparre de Lama, que debía ubicarse en su propia capilla de Santa Maria Novella. Con este encargo, de Lama pretendía ganarse el reconocimiento de los ciudadanos y expiar sus pecados. La obra es pintura al temple sobre madera. 

Adoración de los Reyes Magos, Sandro Botticelli, 1474.

La Adoración en ese momento era una temática muy popular, pero la elección del tema vino por el nombre del comitente: Guasparre (Gaspar), como uno de los tres Reyes Magos. De Lama se encuentra representado en la obra mirando hacia el público, al lado derecho, vestido de azul y con el pelo canoso. El personaje situado más a la derecha es el propio Botticelli, que es el otro personaje que dirige directamente su mirada al espectador, un gesto que demuestra tanto la soberbia como la confianza que tenía el artista en sí mismo. 

Además, encontramos representados distintos miembros de la familia Medici: Cosimo el Viejo, representado como uno de los reyes, adorando al niño Jesús a sus pies, y sus hijos, Pedro I y Juan de Cosme, en el centro de la composición, también representados como dos reyes magos. Es interesante que de Lama decidiese incluir a los Medici en la obra, ya que no tenía ninguna relación cercana con la familia, pero los quiso incluir para representar su sumisión a los Medici, ya que la prosperidad de sus negocios dependían en gran medida de la poderosa familia. Además, la familia Medici cada 6 de enero se paseaba por toda Florencia vestidos como reyes del Oriente, para celebrar así la Epifanía. 

Con esta obra Botticelli introduce algunas novedades compositivas sin precedentes, que posteriormente adoptarán artistas como Da Vinci o Filippo Lippi: la vista frontal es algo novedoso. En el centro encontramos la Sagrada Família, y a cada lado, de forma simétrica el resto de los personajes, con una disposición triangular. Hasta este momento, las Adoraciones se habían representado con la Sagrada Família en uno de los extremos y el resto de los personajes en procesión (como en la representación de la Epifanía de Giotto). 

Epifanía (Capilla Scrovegni), Giotto, Ca. 1304-1306.

En cuanto a las ruínas donde se encuentra barraca, son una metáfora del paganismo, en decadencia, mientras que el cristianismo ve la luz gracias al nacimiento de Cristo. 

Así pues, basándome en la Epifanía, os propongo uno de los platos más típicos de estas fechas: El roscón de reyes. Aunque su origen poco tiene que ver con la Adoración de los reyes, este dulce (o una versión muy parecida, con higos y miel) se consumía durante la fiesta romana de la Saturnalia, una celebración pagana para celebrar el solsticio de invierno. La receta que yo uso desde hace ya dos años es la del libro del Forn de Sant Francesc, un libro fantástico con recetas típicas mallorquinas y de repostería en general, con una fotografía exquisita. En casa siempre preparamos media receta, que es tal y como os la dejo a continuación, y salen dos roscones medianos.

Roscón de Reyes

Eating Arts
La mejor receta de roscón de reyes, del Fonr de Sant Francesc.
Tiempo de preparación 6 h
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo total 6 h 30 min
Plato Dessert
Cocina Mediterranean
Raciones 2 roscones

Ingredientes
  

  • 150 g de puré de patata
  • 100 g de mantequilla
  • 125 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 15 g de levadura fresca
  • 100 g de anís dulce
  • 125 g de zumo de naranja natural
  • Una pizca de agua de azahar
  • 500 g de harina de fuerza

Para decorar

  • Azúcar perlado
  • Naranjas confitadas
  • Un huevo para pintar

Elaboración paso a paso
 

  • El primer paso es pelar y hervir la patata y hacer puré. De este puré cogemos 150g, es importante pesarlo cuando la patata esté hervida, ya que no pesa lo mismo cocida que cruda. Dejamos que el puré quede a temperatura ambiente.
  • En un robot de cocina o dentro de un bol, mezclamos el puré, la mantequilla pomada, el azúcar, los huevos, la levadrua, el anís, el zumo de naranja, la esencia de azahar y lo batimos hasta que quede uniforme.
  • Vamos incorporando la harina poco a poco, hasta que quede completamente integrada. Lo tapamos y lo dejamos reposar unos 45 minutos.
  • A continuación, separamos la masa en dos, para obtener dos roscones, y sobre dos bandejas con papel de horno damos forma a la masa, dejamos un agujero en el centro (para que el agujero no se cierre podemos poner un molde redonde en el centro, bañado en aceite, o bien hacer un agujero bastante grande, para que al leudar no se cierre).
  • Dejamos la masa leudar entre 4 y 6 horas, o hasta que el roscón duplique su tamaño.
  • Antes de meterlo en el horno, lo pincelamos con el huevo batido para que quede brillante, ponemos unas rodajas de naranja confitada por encima y azúcar perlado (Os dejo la receta a continuación).
  • Lo metemos en el horno, caliente a 170º, durante 20-30 minutos. Cuando esté frío, podemos cortarlo por la mitad y rellenarlo con nata o crema trufada, pero también se puede comer solo.

Azúcar perlado y naranja confitada

  • Estos dos ingredientes son el toque final de nuestro roscón, y los podemos comprar hechos o prepararlos en casa. Lo mejor es prepararlo el día antes.
  • El azúcar es muy fácil de hacer en casa (en el supermercado solo lo he encontrado en Carrefour). Necesitamos medio vaso de azúcar blanco, y dos cucharadas de agua, que mezclaremos y dejaremos sobre una bandeja con papel de horno. Lo metemos en el horno a 60º durante 45-50, para quitarle la humedad al azúcar, y quedarán unos cristales de azúcar, ideales para decorar nuestro roscón (lo podemos guardar en un tarro hermético si no lo usamos todo).
  • En cuanto a las naranjas, limpiamos dos naranjas y las cortamos en rodajas. Las metemos en una olla con agua para que hiervan un par de minutos, y así pierdan el amargor.
  • En otra olla, metemos las naranjas hervidas, y las tapamos con agua y 150 g de azúcar, y las dejamos 30-40 minutos a fuego bajo. Cuando estén, las sacamos de la olla y las dejamos sobre una rejilla para que se sequen.

Para saber más:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating