Fra Angelico, la anunciación y los robiols de cabello de ángel sin manteca (esp)

Fra Angelico, la anunciación y los robiols de cabello de ángel sin manteca (esp)

A lo largo de la historia del arte encontramos incontables anuncaicones, aunque una de las más famosas y la primera que se me viene a la cabeza es la de Fra Angelico, de Ca. 1425, que se encuentra en el Museo del Prado. 

La anunciación es el momento en el que el arcángel Gabriel visita a Maria en Nazaret para anunciarle que espera un hijo de Dios por obra del Espíritu Santo. La iglesia católica celebra este día el 25 de marzo, nueve meses antes de Navidad. Esta escena bíblica, recogida por primera vez en el Evangelio según San Lucas, ha sido muy representada a lo largo de la historia del arte, desde el primer arte cristiano, pasando por la edad media, el renacimiento y el barroco, hasta el siglo XIX, y suele tener una iconografía muy concreta que nos permite identificarla.

«Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre que se llamaba José, de los descendientes de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel, le dijo: “¡Salve, plena de gracia, el Señor está contigo, bendita eres tú entre las mujeres!”Pero ella se turbó mucho por estas palabras, y se preguntaba qué clase de saludo sería éste. Y el ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.” » – Evangelio según San Lucas (capítulo 1, 26-38)

Fra Giovanni Angelico de Fiésole, más conocido como Fra Angelico (1395-1455), fue un pintor y miniaturista italiano del primer Renacimiento. Fue muy conocido como pintor, y trabajó para el Papa Nicolás V y para Cosimo de Médici, entre otros. De hecho, su fama fue tal que, tal y como explica Vasari en sus Vidas, el Papa le ofreció el arzobispado de Florencia, aunque él no aceptó porque no se veía capaz. En 1982 Juan Pablo II lo beatificó oficialmente y lo declaró patrón de los artistas católicos. 

La anunciación de Fra Angelico, Ca, 1425-26, es tal vez la obra más conocida del artista, y es considerada una de sus obras maestras. Es una pintura al temple sobre madera, originalmente ubicada en el convento de San Domenico di Fiesole, en Italia, aunque en la actualidad se encuentra en el Museo del Prado. Es una obra difícil de definir estilísticamente, y que, aunque es considerada renacentista, tiene recursos pictóricos de la tradición bajomedieval, como el uso del lapislázuli. La obra consta de una tabla principal, en la que encontramos la escena de la anunciación y una predela con cinco escenas de la vida de la Virgen. 

«En una capilla de la misma iglesia hay, de su mano, una tabla de la Anunciación del Ángel Gabriel a Nuestra Señora, con un perfil tan adorable, delicado y bien hecho, que no parece obra de un hombre sino pintado en el Paraíso. En el paisaje del fondo se ve a Adán y Eva, causa primera de la encarnación del Redentor en la Virgen. En la peana de ese altar también hay algunas escenas bellísimas. » – Descripción de la Anunciación de Giorgio Vasari en Las Vidas.

Anunciación, Fra Angelico, Ca. 1425-26.

En la misma obra se representan dos escenas distintas del antiguo y del nuevo testamento: en la izquierda la Expulsión del Paraíso, y en la derecha la Anunciación. La expulsión es el momento en que Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso por un ángel, condenando así a toda la humanidad por su pecado. Por otro lado, la Anunciación del arcángel Gabriel a la Virgen es el momento en que se inicia la redempcion a través de la encarnación de Cristo.

La iconografía de esta anunciación es peculiar, ya que normalmente suelen aparecer lirios y/o agua, que son símbolos de pureza, y a menudo aparece una filacteria para representar el mensaje del ángel. En este caso la anunciación se ubica en una arquitectura porticada, con la Virgen a la derecha, que lleva un libro en el regazo. El ángel aparece, juntamente con un rayo de luz que envía Dios. En la parte superior izquierda se ve la mano divina que guía al Espíritu Santo, representado por un pájaro blanco. Sobre las columnas del pórtico también hay una golondrina, un ave mensajera. Encima de la columna central encontramos una grisalla que representa a Dios observando la escena. En cuanto a la Expulsión, Adán y Eva van vestidos, y el ángel no lleva espada.

La perspectiva es totalmente empírica y no está del todo resuelta, hay cierta tradición de perspectiva caballera. En cuanto a la arquitectura, el proticado, podemos encontrar influencia Brunelleschiana (recuerda al claustro del Hospital de los Inocentes, de Brunelleschi, Florencia). 

En cuanto a los colores, los fríos, el verde y el azul, enmarcan el ángel que lleva una vestimenta cálida de color rosado. La Virgen, como siempre, viste un manto azul ultramar, que al igual que la arquitectura es de lapislázuli, uno de los pigmentos más preciados y caros de la época. La obra también tiene detalles en oro

Así pues, basándome en el arcángel Gabriel de la anunciación y en sus cabellos rizados y dorados, la receta de hoy es uno de los dulces más típicos de Mallorca que se prepara en Semana Santa: robiols o rubiols. Es una pasta dulce en forma de medialuna rellena normalmente de cabell d’àngel, crema, requesón o chocolate, que son los que más me gustan. Hoy los he preparado de cabell d’àngel, para relacionar la receta y la anunciación. Es un tipo de mermelada que se obtiene de la pulpa de una calabaza que crea unas fibras o hilos, por los que se llama cabell d’àngel (cabello de ángel). Nosotros lo compramos en Can Pane, en una tienda local en Alcúdia, y que según mi madre ¡es el mejor del mundo! A continuación os dejo la videoreceta y la receta escrita de los robiols sin manteca, tal y como los preparamos tradicionalmente en casa cada Semana Santa. 

Robiols sin manteca

El dulce típico de Semana Santa en Mallorca: robiols rellenos de cabello de ángel. También se pueden rellenar de requesón, crema o nutella. Esta es nuestra receta familiar, con pocos ingredientes, sin manteca ni huevos.
Tiempo de preparación 30 min
Tiempo de cocción 45 min
Tiempo total 1 h 15 min
Plato Dessert
Cocina Tradicional

Ingredientes
  

  • 1 medida (tacita de café) de moscatel (o 50 ml aprox)
  • 2 medidas de aceite. Puede ser de girasol o de oliva, o incluso mezclado. (o 90 ml. aprox)
  • 1 chorrito de anís (10 ml. aprox)
  • La harina que se beba (varía dependiendo de las medidas de los líquidos) (250 g aprox)
  • Azúcar glass para decorar

Relleno

  • Cabello de ángel (mermelada de calabaza), crema, nutella o requesón.

Elaboración paso a paso
 

  • El primer paso es mezclar en un bol el moscatel, el aceite y el anís con unas varillas. A continuación añadimos poco a poco la harina y mezclando. Cuando ya sea una masa lo amasamos con las manos sobre una superfície limpia.
  • A continuación, cunado la masa sea uniforme, probamos si se rompe al estirarla. Si se rompe debemos añadir un poco de harina.
  • Cuando esté lista hacemos bolitas para dividirla y tapamos la pasta que no usemos para que no se seque.
  • Aplanamos cada una de las bolas de pasta de forma circular, y en el centro colocamos una cucharada de relleno, en este caso cabello de ángel. Doblamos la pasta para cerrarla, y cortamos lo que sobra. Lo podemos hacer con un molde de robiol, un vaso o incluso un corta-pastas. Pellizcamos los lados para que no salga el relleno y hacemos dos agujeros con un palillo encima.
  • Vamos colocando los robiols sobre una bandeja de horno con papel, y cuando esté llena la metemos en el horno caliente a 150º durante 45 minutos.
  • Justo antes de servir ponemos el azúcar glass por encima, ¡y voilá! La receta más senzilla de robiols sin manteca.

Para saber más:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating