Frida Kahlo, el mito y el pan de muerto (ESP)

Frida Kahlo, el mito y el pan de muerto (ESP)

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954), más conocida como Frida Kahlo, fue una pintora mexicana de la primera mitad del siglo XX. Explicar quién fue Frida es muy complejo hoy en día, debido al mito que se ha creado alrededor de su figura, debido a que se ha identificado su vida personal con su obra.

Mi nacimiento, Frida Kahlo, 1932.

El mito alrededor de Frida Kahlo, o fridomania, empezó alrededor de los 90, cuando Madonna pagó los derechos de la película de Frida y compró su obra Mi nacimiento (1932). A partir de aquí el precio de sus obras empezaron a subir. Incluso el MoMA dedicó su primera exposición monográfica de la mexicana en 1992.

Este “mito” o leyenda creado alrededor de Frida viene dado por la interpretación de su obra como un psicoanálisis, cosa que suele pasar cuando se habla de artistas mujeres, como con Artemisia Gentileschi. Además debemos destacar toda la mercantilización que se ha creado alrededor de la obra de Frida y de su persona, ya que podemos encontrar camisetas, zapatos, muñecas, bolsas e incluso ropa interior con su cara.

Por otro lado en los últimos años los nuevos feminismos han visto en Frida una figura a seguir porque tuvo una vida al margen de lo que se esperaba de las mujeres en una sociedad burguesa de principios de siglo XX. Además, desde el punto de vista físico, decidió no depilarse sus icónicas cejas y en un determinado momento de su vida empezó a vestirse de tehuana.

Las dos Fridas, Frida Kahlo, 1930.

De hecho, la cultura tradicional tuvo un peso muy relevante para Frida, y eso sí se ve reflejado en su obra, como en esta pintura Niña con máscara de muerte, de 1938. En este óleo de pequeñas dimensiones se ve, tal y como indica el título de la obra, una niña con una máscara en forma de calavera, típica del día de Todos los Santos en México. Además, sostiene entre sus manos un cempasúchil, una especie de clavel naranja que se usa como elemento decorativo en estas fechas. 

Niña con máscara de muerte, Frida Kahlo, 1938.

Se cree que esta niña solitaria es Frida a los cuatro años, y que las máscaras en forma de muerte son una alegoría del dolor que sufrirá a lo largo de su vida. 

Así pues, he decidido relacionar esta obra con el pan de muerto, una elaboración típica mexicana que se prepara el día de Todos los Santos, o Día de Muertos, y su nombre viene dado por la esfera central que representa el cráneo de un esqueleto, y los cuatro huesos en forma de cruz. La receta que yo he seguido es del libro México, gastronomía de Margarita Carrillo Arronte, una bíblia de más de 700 páginas de gastronomía mexicana. De hecho en el libro se incluyen distintas recetas de pan de muerto de distintas regiones del país. La que yo he seguido es la de Distrito Federal.  

El pan de muerto es un brioche muy esponjoso con aroma de azahar, muy parecido a la mona de Pascua. Os dejo la receta a continuación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pan de muerto

Eating Arts
El pan de muerto es un brioche muy esponjoso con aroma a azahar que se prepara para el Día de Muertos en Mexico. Como en todas las recetas típicas podemos encontrar distintas variaciones, pero esta es la receta clásica.
Tiempo de preparación 1 h
Tiempo de cocción 30 min
3 h
Tiempo total 4 h 30 min
Plato Dulce
Cocina Mexican
Raciones 2 panecillos

Ingredientes
  

  • 125 ml de leche
  • 250 g de harina
  • 50 g de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 2 huevos
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de agua de azahar
  • La piel de media naranja rallada
  • 100 g de mantequilla

Para glasear

  • 1 huevo batido
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de azúcar
  • 1 cucharadita de agua

Para el acabado

  • 2 cucharadas de mantequilla derretida
  • 2 cucharadas de azúcar

Elaboración paso a paso
 

  • Ponemos la leche en una olla y lo llevamos a ebullición. La retiramos del fuego y dejamos que enfríe a unos 30-40º.
  • En un bol colocamos la harina en forma de volcán y añadimos el azúcar y la levadura. A continuación, cuando la leche esté tibia la añadimos en el centro del volcán y lo tapamos con harina. Lo dejamos reposar una hora.
  • A continuación añadimos los huevos, la sal, el azahar, la piel de naranja y lo amasamos hasta que quede uniforme (yo lo mezclé con un robot de cocina durante 3 minutos, si lo hacemos a mano debemos mezclar unos 10 minutos). Si la masa está muy líquida podemos añadir un poco de harina para que sea más fácil de trabajar.
  • Añadimos la mantequilla a dados y lo amasamos 3 minutos más (en un robot, a mano son 10 minutos más aprox). Lo tapamos y dejamos que leve durante dos horas más, hasta que doble su tamaño.
  • El siguiente paso es hacer tres partes iguales de la masa en forma de bola y las dejamos levar en una bandeja de horno en la que habremos esparcido mantequilla para que no de peguen. Dos de las bola serán nuestros panes, y la tercera será la decoración. Dejamos que repose una hora más.
  • Cuando haya reposado, con la tercera de las bolas hacemos dos partes, una para cada uno de los panes, y a continuación dividimos cada una de las dos partes en una bola grande y cuatro alargadas, para crear los cuatro "huesitos".
  • A continuación preparamos el claseado: el huevo batido, la pizca de sal, la pizca de azúcar y la cucharada de agua todo mezclado. Con un pincel glaseamos los dos panes.
  • Colocamos los cuatro huesos en forma de x y encima la bola, y volvemos a glasearlo.
  • Lo metemos en el horno caliente a 200º durante 30 minutos. Yo a los 15 minutos los tapé con papel de aluminio para que no se quemasen.
  • Una vez listos los colocamos sobre una rejilla de horno para que se enfrien y cuando estén tibios fundimos dos cucharadas de mantequilla, con la que pintaremos los panes. Encima esparcimos azúcar blanco… ¡Y listo!

Para saber más:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating