Imogen Cunningham, las torres de trigo y la mejor granola casera (ESP)

Imogen Cunningham, las torres de trigo y la mejor granola casera (ESP)

Imogen Cunningham (1883-1976) fue una fotógrafa estadounidense que formó parte, junto con Ansel Adams y Edward Weston (de quién os hablé en dos ocasiones) del grupo F/64 (aquí puedes encontrar más información). Fue una fotógrafa con una amplia producción, y eso se debe a que vivió 93 años. Estudió química y abrió dos estudios de retratos: en Seattle (1910) y en San Francisco (1947). Además, trabajó con E.S. Curtis (1868-1954) y Francis Bruguiere (1880-1945), además de retratar a Stieglitz (1864-1946), fundador de la Photo-Secession.

De su obra podemos destacar los primeros planos de flores, como Two Calas (ca. 1925) o Agave (1920’s). Sin duda su obra nos puede recordar a Karl Blossfeldt (1864-1932), y seguramente Cunningham fue un referente para Robert Mapplethorpe (1946-1989), en sus series de flores. 

A pesar de eso, hoy nos centraremos en otra temática que trató Imogen en sus fotografías en menor medida pero igual de interesantes: los paisajes industriales. En estas fotografía Cunningham capta edificios industriales desde una peculiar perspectiva, ya que se parecen, de alguna forma, a sus representaciones florales. Shredded Wheat Tower (“Torre de trigo triturado”) es una fotografía de 1928, y se expuso en el Film und Foto de Stuttgart en el 29. La imagen fue captada cerca de la casa de la artista, en Oakland (EEUU). 

Shredded Wheat Tower, Imogen Cunningham, 1928.

En Shredded Wheat Tower parece de algún modo que la torre haya florecido, y que los pies que la sostienen se han convertido en pétalos. Estas enormes edificaciones, vistas a través del objetivo de Cunningham parecen formas orgánicas y ligeras. Es inevitable darse cuenta de las influencias de Cunningham y cómo las trasladó a los Estados Unidos.

Sin duda, a mi me recuerdan a la obra del matrimonio Becher que, aunque es posterior a la de Cunningham, documentaron distintas construcciones industriales y las agruparon por categorías, casi de forma científica. 

Estas enormes fábricas que retrata Cunningham me han inspirado un desayuno o merienda lleno de cereales: granola casera. Es ideal para empezar con fuerza el día, y seguro que gusta a todo el mundo (tanto por el sabor, que está delicioso, como por la preparación, ya que es muy fácil y divertido, hasta los más pequeños de casa pueden participar en la elaboración de esta granola, con la que podemos sustituir los cereales ultraprocesados del supermercado).

La receta admite muchas variaciones: yo la he preparado con copos de avena, arroz integral inflado y quinoa inflada, pero podemos añadir otros cereales, como espelta inflada o trigo sarraceno. Estos productos son muy fáciles de encontrar en parafarmacias o tiendas de productos bio (la marca que yo he usado para la avena es Kölln y la quinoa y el arroz son de El Granero). Además, podemos añadir casi cualquier fruta que nos guste, aunque tiene que ser seca para que se conserve en buen estado: plátano, coco o manzana seca en forma de chips, pasas, arándanos deshidratados, bayas de goji, etc. Yo he usado frambuesa liofilizada que tenía en casa, chips de coco y un poco de chocolate negro 70% picado. 

Como más nos gusta comerla en casa es con yogur natural y fruta. Además, se puede comer con leche, aunque la mezcla queda algo más blanda. Aunque también podemos comer la granola sola, a modo de snack. ¡A continuación os dejo la videoreceta y la receta escrita!

Granola casera

Eating Arts
La mejor forma de empezar el día es, sin duda, con un bol de fruta y granola, y mucho mejor si es casera y la hemos hecho nosotros (¡la satisfacción es doble!).
Tiempo de preparación 5 min
Tiempo de cocción 30 min
Tiempo total 35 min
Plato Breakfast
Cocina Healthy

Ingredientes
  

  • 2 vasos de copos de avena
  • 1 vaso de quinoa inflada
  • 2 vasos de arroz integral inflado
  • 1 vaso de frutos secos (yo he usado avellanas y nueces)
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharadita de canela (opcional)
  • Toppings como fruta deshidratada, chocolate, etc. (yo he usado frambuesa lioflitzada, chips de coco y chocolate 70%)

Elaboración paso a paso
 

  • En un recipiente mezclamos la avena, la quinoa y el arroz.
  • Picamos los frutos secos y añadimos la mezcla.
  • A continuación fundimos en el microondas la miel y el aceite de coco, unos 30 segundos, hasta que quede líquido.
  • Mezclamos el aceite, la miel, la mantequilla de cacahuete y la canela (es opcional) con la mezcla anterior, hasta que quede bien esparcido, y lo colocamos sobre una bandeja de horno (con papel para que no se pegue).
  • Llevamos la bandeja en el horno caliente a 180º, durante 30 minutos. Cada 10 min. mezclamos para que quede bien dorado por todos los lados.
  • Sacamos la bandeja del horno y dejamos que se enfríe 30 min. aprox. Cuando esté frío añadimos los toppings que más nos gusten, yo añadí chips de coco, que intensifican el sabor del aceite de coco, trozitos de chocolate y frambuesa liofilizada, que da un toque ácido muy agradable.
  • ¡Y voilà! Puedes guardarlo dentro de un bote hermético, para que aguante un par de semanas.
  • TIP: Si quieres que quede más aglutinado puedes añadir una cucharada más de cada uno de los líquidos: de miel, aceite y mantequilla. Además, otra forma es añadir los trozitos de chocolate cuando la mezcla está aún caliente, y así cuando el chocolate se enfría quedan los cereales pegados!

Para saber más:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating